Hay miles, probablemente millones de estrategias distintas a la hora de iniciar un texto literario.

Decía el genial director de cine Billy Wilder que si una película no le atrapaba en los primeros cinco minutos, dejaba de verla.

Hemos trasladado esta teoría a la literatura.

Algunos autores nos proponen una inmersión a pleno pulmón en su universo.

Otros tratan de angustiarnos, intrigarnos, desconcertarnos o propinarnos un puñetazo certero.

Hay quien nos incita a la lectura, quien suplica nuestra atención, o, en el extremo contrario, quien nos desafía, nos insulta o incluso nos prohíbe que le leamos.

Hay miles, probablemente millones de estrategias distintas a la hora de iniciar un texto literario.

Aquí te presentamos 5 de las mejores:

1. ‘El Aleph’, de Jorge Luis Borges

Así empieza. “La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita”.

¿Por qué engancha desde la primera frase?

Porque esta párrafo ya es, en sí mismo, un espléndido poema en prosa sobre el paso inexorable del tiempo que ni siquiera necesita el (por otro lado, magnífico) relato que viene a continuación para incrustarse en nuestra memoria.

LOS 5 INICIOS DE LA LITERATURA MÁS IMPACTANTES

2. ‘Asfixia’, de Chuck Palaniuk

Así empieza. “Si vas a leer esto, no te preocupes. Al cabo de un par de páginas ya no querrás estar aquí. Así que olvídalo. Aléjate. Lárgate mientras sigas entero. Sálvate. Seguro que hay algo mejor en la televisión. O, ya que tienes tanto tiempo libre, a lo mejor puedes hacer un cursillo nocturno. Hazte médico. Puedes hacer algo útil con tu vida. Llévate a ti mismo a cenar. Tíñete el pelo. No te vas a volver más joven. Al principio lo que se cuenta aquí te va a cabrear. Luego se volverá cada vez peor”.

¿Por qué engancha desde la primera frase? Porque el autor quiere incitarnos a dejar de leerle, como si no fuésemos dignos de lo que viene a continuación, como si fuese a escandalizarnos, repugnarnos o desconcertarnos. Y todo ello es un poderoso estímulo para seguir leyendo.

LOS 5 INICIOS DE LA LITERATURA MÁS IMPACTANTES

3.’Cien años de soledad’, de Gabriel García Márquez

Así empieza. “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre le llevó a conocer el hielo”.

¿Por qué engancha desde la primera frase? Porque abarca un océano de tiempo, toda la vida de un hombre, en apenas una frase que viene a ser como esa breve secuencia de ‘Ciudadano Kane’ en la que el personaje de Orson Welles se asoma a la muerte añorando el trineo que tuvo de niño.

LOS 5 INICIOS DE LA LITERATURA MÁS IMPACTANTES

4.’La metamorfosis’, de Franz Kafka

Así empieza. “Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto”.

¿Por qué engancha desde la primera frase? Porque viene a ser como el ejemplar microcuento de Augusto Monterroso (“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”), pero con la promesa de saciar nuestra curiosidad y contarnos a continuación la historia completa.

LOS 5 INICIOS DE LA LITERATURA MÁS IMPACTANTES

5.’Las intermitencias de la muerte’, de José Saramago

Así empieza. “Y al siguiente día no murió nadie”.

¿Por qué engancha desde la primera frase? Porque el título y la primera línea reman con eficacia en la misma dirección, la de preocuparnos por la idea de que la muerte deje de cumplir con su deber y pase sin previo aviso a ser intermitente.

LOS 5 INICIOS DE LA LITERATURA MÁS IMPACTANTES

Te interesa: Libros que tienes que leer antes de madurar