Para el alumno del siglo XXI, el pensamiento crítico, la colaboración y la creatividad son más importantes que memorizar.

Los contenidos tradicionales como matemáticas o incluso más nuevos como programación, no sirven de nada si no se puede aplicar en el mundo real y sin razonar.

Es lo que dice la especialista estadounidense en Educación Jennifer Groff, cofundadora del Center for Curriculum Networking e investigadora del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), de Estados Unidos, donde lidera el desarrollo del diseño de juegos para uso en las aulas.

Groff fue nombrada una de las 100 personas más influyentes en tecnología de la educación por la revista Ed Tech Digest. Explica por qué un número cada vez mayor de expertos defienden la llamada Enseñanza Basada en Competencias (EBC) que se enfoca en desarrollar habilidades y raciocinio en vez de memorización de contenido.

En este sistema, los alumnos aprenden a través de proyectos, en lugar de recibir información lineal de distintas materias. Esta técnica tampoco depende de materiales como libros o alumnos de diferente grado escolar.

Esta metodología fue elegida como una de las más innovadoras por la OECD en 2017 y se está llevando a cabo en escuelas de Holanda, Estados Unidos, Inglaterra y Finlandia.

A pesar de las diferencias, las escuelas que siguen el método se adaptan para no dejar de seguir las directrices obligatorias de educación de cada país.

¿El método tradicional de enseñar atiende a las necesidades educativas de los alumnos?

Hay años de investigación científica sobre como las personas aprenden y como se estructura la enseñanza en las escuelas y en otros ambientes.

Las estructuras escolares tradicionales de hoy en día llevan a los alumnos a un sentido opuesto a una forma de aprender mejor. Las escuelas tradicionales ofrecen la misma orientación para todo el mundo, un tipo de aprendizaje muy lineal y descriptivo, dividiendo las clases artificialmente en materias.

La educación hoy es muy rígida y llevan a los maestros a enseñar muy rápido para cubrir un temario y muchas veces eso no tiene ni pie ni cabeza.

El método tradicional enseña que sólo existe una respuesta, es decir una correcta y una equivocada. ¿Qué tipos de problemas en la vida, o en el mundo, son así? ¡Casi ninguno! Son todos complejos, multifactoriales, y las soluciones no son correctas o incorrectas, tienen pros y contras, y consecuencias. Por ende podemos decir que el mundo real es más desordenado.

¿Crees que las matemáticas o los idiomas dan a tus alumnos habilidades que necesitan en el siglo XXI?

Claro que si, los niños necesitan saber leer, escribir y hacer cuentas. No podemos decir que todo lo que se refiere a la educación tradicional este mal. Pero debemos encontrar y utilizar otra forma más apegada a la realidad para que aprendan mucho más.

Lo que se plantea es que no solo deben aprender esto, deben aprender sobre todos los tipos de problemas que existen, para que el día de mañana estén preparados para enfrentarlos. Como el calentamiento global, cuestiones de derecha e izquierda etc.

¿Y cuáles son esas habilidades necesarias para el Siglo XXI?

Hay cuatro habilidades consideradas centrales: comunicación, colaboración, creatividad y pensamiento crítico.

Esto lo van a necesitar en muchas partes de la vida. Comunicación cuando trabajen, Colaboración para poder trabajar en armonía y en equipo. La creatividad para pensar soluciones nuevas e innovadoras. Y pensamiento crítico para lograr resolver problemas.

Está también el pensamiento ético, o pensamiento con perspectiva social, que es tomar decisiones considerando cómo los otros se ven afectados.

Por supuesto que se enseñan estas cosas como robótica y/o programación. Pero la belleza de la Enseñanza Basada en Competencias es que el profesor no necesita ser especialista. El profesor se preocupa por el desarrollo general del alumno. Trae a los especialistas de la comunidad, incluso involucra a los padres.

¿Cómo deben enseñarse estas competencias?

Este modelo no se trata de llenar un cubo de contenidos, que es como la mayoría piensa que es la educación. Los alumnos no guardan contenido.

Lo que importa son las habilidades y competencias que se ganan trabajando en proyectos apegados a la vida real. No estamos preocupados en recordar hechos y conocimientos. En cambio sí en tener habilidades necesarias para lidiar con el mundo complejo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí