La institución ha sido robada en 39 ocasiones.

Ladrones irrumpieron en el Centro de Desarrollo Integral Vicente Suárez.

Sustrajeron toda la despensa que estaba en la bodega.

Insumos que el Gobierno federal les entrega para brindar desayunos y comidas calientes a los casi 150 niños del plantel.

Desde hace más de 30 años, la primaria federal que antes fue el internado Vicente Suárez.

En Campo Redondo, ha aceptado a menores de edad provenientes de familias en miseria extrema.

Otorgándoles desayuno con leche por la mañana y comida nutritiva a mediodía.

ROBAN DESPENSA Y DEJAN SIN COMER A MÁS DE 150 ALUMNOS

Lee también: Enseñan a maestros a detectar cáncer

Escuela ha sido robada ¡39 veces!

Los ladrones dejaron sin comer durante una semana a 150 niños de entre los más pobres de Saltillo.

Desde hace más de 30 años, la primaria federal que antes fue el internado Camporredondo.

Ha aceptado a menores provenientes de familias en miseria extrema, otorgándoles desayuno con leche por la mañana y comida nutritiva a medio día.

Intendente muestra destrozos

El intendente de la institución, de los cuales sólo el año pasado fueron 25.

Quien mostró todos los destrozos que los ladrones hicieron en esta ocasión y de los que aún no se recuperan de las anteriores “visitas”..

Aunque lo más penoso de esta ocasión fue que los amantes de lo ajeno sustrajeron toda la despensa que estaba en la bodega.

Insumos que el Gobierno federal les entrega para otorgar desayunos y comidas calientes a los casi 150 niños del plantel.

Los ladrones entraron a la institución, junto al parque La Maquinita, destrozando el candado del portón.

Para luego derribar dos puertas y cortar varias protecciones de ventanas, romper vidrios y sacar no sólo toda la despensa, sino computadoras y muebles.

En los otros 38 robos los ladrones entraron brincando la barda, a cuya malla ciclónica le hicieron un agujero.

Tumbando puertas, cortando protecciones y rompiendo vidrios de los salones, lo que obliga a los maestros a tapar con plástico más de 15 ventanas, para evitar que el frío enferme a los niños.

Platican que en otro tiempo se hizo el esfuerzo de contratar a un velador, sin embargo, los ladrones entraron y lo golpearon, por lo que ya nadie quiso el trabajo.

También hubo durante alguna época vigilancia policiaca, porque un exalumno era comandante de la Policía, pero luego de que lo removieron de su puesto, la vigilancia terminó.