El profesor Jirafales y la mala educación

El maestro de Darío Aguirre compartió en su blog, una reflexión sobre la influencia del Profesor Jirafales en como es percibida la educación en nuestro país.

A continuación la compartimos para vuestra lectura y opinión:

Chavo, profesor jirafales, chespirito

“Recordando una anécdota con mis alumnos de secundaria en Iztapalapa… Estaba yo sustituyendo a un profesor que por alguna razón no había acudido a la escuela… Trato de callar a los chicos para poder exponer algunos asuntos de la materia que les tocaba, revisando dudas, dando continuidad al trabajo del profesor… había un alumno mío de Tecnología y estaba fomentando el desorden… Tenía que levantar la voz para hacerme oír ya que con la gritería no me escuchaban (o no querían)… hago una pregunta y un joven contesta con una “respuesta no correspondiente a la expresión de tu máximo de inteligencia” (como llamo ahora a las estupideces para que los jóvenes no se sientan insultados)… estaba yo calmado… y el tal alumno en un momento determinado dijo: -ah ver, hágale como el profesor Jirafales” (evidentemente invitándome a enojar)… Así es la influencia de Chespirito en la Educación Mexicana… jóvenes que contestan con idioteces y no quieren estudiar por que creen que no tendrán futuro en lo académico…”

Es notoria la influencia del programa en cuestión dada la anécdota anterior. Sin embargo la situación no llega allí nada más. Desde el principio en mi actuar como profesor de Tecnología en secundaria me percaté de que algo no estaba funcionando bien con los jóvenes. Ante la solicitud de “Vamos a trabajar” o en particular cuando hacía preguntas los jóvenes contestaban (y contestan) con idioteces.

Ello me llevó a considerar la posibilidad de que estuvieran padeciendo algún tipo de “idiotez funcional”. Desde el principio me percaté de la influencia de la televisión en la pésima educación de los jóvenes a mi cargo, pero en particular el programa indicado. La experiencia en el salón ajeno me lo confirmaba.

¿Qué ocurre?

En el programa de “El Chavo” se presenta un escenario, un supuesto salón de clases, en el que aparecen los diversos personajes infantilizados y, delante de ellos un supuesto profesor, una caricatura de maestro, llamado “profesor Jirafales” como mala caricatura de un maestro mexicano, incluso para la época en que fue creado el personaje. Ignoro si hubo protestas del magisterio por la pésima imagen que del maestro se da con este señor de gran estatura y miras cortas.

Regresemos al “salón”. El profesor, con una pésima pedagogía, pero al menos con una buena intención, pregunta a los “niños” algo, sobre cualquier tema, como repasando temas previos (hoy se diría “activando conocimientos previos”) y a cualquier pregunta que hace los niños contestan con estupideces. Tratan de ser ingeniosos, pero no caen mas que en asuntos banales, frases tontas, carencia de inteligencia (no resuelven nada), total, una expresión de carencia del más mínimo atributo de pensamiento humano. Son respuestas francamente idiotas. Los personajes son unos idiotas.

En algunos momentos alguien arma un alboroto y cuando el profesor Jirafales logra callarlos, todos lo hacen menos “el Chavo” que termina diciendo algún mal chiste o un insulto al el profesor.

Pues resulta que así, como si siguieran el guión, se comportan frecuentemente los jóvenes de secundaria.

Y es que no se han dado cuenta de cómo es que han sido educados para creer que la escuela real es y debe ser como la falsa escuela de la televisión en particular de ese programa

A los jóvenes no les gusta que se les describa la realidad. Cuando se les indica que tal o cual respuesta es idiota y no corresponde a lo que se les pregunta, inmediatamente protestan ¿Por qué me dice idiota? He tenido que pedir que reflexionen la diferencia entre ser idiota y tener comportamientos de idiota, de cómo estos, si se prolongan en el tiempo, los llevarán a lo primero, pero que en un momento determinado se puede evitar si se toma conciencia de ello. Pero prefieren hacerse los ofendidos y mantener sus conductas ahora llamadas por mi “que no expresan el máximo de sus capacidades intelectuales”.

Los muchachos son inteligentes, resuelven muchos problemas que yo no habría resuelto a su edad, pero son, normalmente, relacionados a la violencia en la que viven, respondiendo de forma muy elemental, no organizada y mucho menos conscientes.

Carezco de datos precisos pero para mi es completamente claro que la televisión ya los tiene idiotizados en tanto que no son capaces de emitir respuestas más adecuadas o por lo menos correspondientes al contexto académico en el que se les solicita. Los jóvenes defienden su forma de actuar como si fuera la más inteligente (y creo es la más inteligente que pueden emitir muchos de ellos, dados los múltiples ejemplos que me he encontrado) y tratan a toda costa de seguir comportándose como los personajes de la televisión, como si eso fuera un uso adecuado de su libertad. Y que se comporten como los personajes es un grave problema.

Don Ramón eternamente le da su coscorrón al Chavo.

Los niños eternamente molestan a Don Ramón y Doña Clotilde.

Los niños siempre le faltan el respeto a los adultos.

Los niños nunca estudian realmente. Al contrario, se auto torturan cuando tienen que leer.

Etc., etc., etc.

Todos fuimos educados por la televisión, casi todo mundo vio ese programa y muchos nos reímos de los “chistes” pero llega el momento en el que uno crece, amplía sus horizontes y deja de parecerle gracioso lo que exhibe el programa. Uno crece y madura. En mi caso fue a los 10-12 años que dejé de ver con gracias tales conductas. Si eres adulto ¿cuándo dejaste de ver con gracia al Chavo?, si eres maestro ¿soportas este tipo de conductas en tus alumnos?

6 COMENTARIOS

  1. Nunca lo había visto de esa manera, pero sé que de algún modo tiene la razón. Cuando los leí no pude evitar que llegaran a mi mente los comportamientos de los niños de otros paises y no pude imaginarlos copiar las actitudes implicitas de las que uds hablan. Saludos. Buen articulo.

  2. Muy de acuerdo a mí me caía mal, precisamente por eso pero podrían crucificarme puf hablar mal de Chespirito a mis hijas no las dejaba verlo o si lo hacía les decía lo mismo es un programa mediocre y no es ningún buen ejemplo y hay muchos así

  3. Me encanto este articulo, sobre todo cuando dixe algunas caracreristicas d los alumnos de secundaria, sus actituds ante el estudio, su mala educación, su falta de respeto al maestro, etc. Xq pienso igual. Enfatizo q sus padres son los responsables de esta crisis q estamos viviendo. Lo afirmo xq soy maestra de Secundaria. Aunq claro q hay alumnos excelentes y educados q sí kieren aprender, pero son pocos.

  4. “…reflexionen la diferencia entre ser idiota y tener comportamientos de idiota, de cómo estos, si se prolongan en el tiempo, los llevarán a lo primero…” ¡GENIAL! me llevo esta frase para integrarla a mi vida personal y docente. Gracias por el artículo me parece muy interesante y reflexivo.

  5. Desafortunadamente muchas personas no tienen el criterio para diferenciar la realidad de la fantasía… es lamentable que algunos estudiantes sigan ese ejemplo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí