No dejes que el estrés pueda contigo, maestro.

En un artículo previo, hablamos del Síndrome de Agotamiento que afectaba al 90% de los maestros de México. En el desgranábamos las causas y las consecuencias, así como de la falta de ayuda que presentan los programas y políticas públicas de educación en México para tratar esta “pandemia laboral”.

Ante la absoluta indiferencia de las autoridades estatales/federales y sindicatos, nos queda apoyarnos entre nosotros e identificar cuales pueden ser las claves para prevenir y revertir este estrés que nos afecta como docentes.

Ten cuenta lo siguiente:

  1. Evitemos el aislamiento. Busquemos y ofrezcamos la solidaridad de los que comparten las mismas situaciones.
  2. Proceso personal de adaptación de expectativas a la realidad cotidiana.
  3. Equilibrio de áreas vitales: familia, amigos, aficiones, descanso, trabajo.
  4. Rutina de ejercicios que incluya actividades aeróbicas.
  5. Respetar, conocer y formar las propias emociones.
  6. Fomento de buena atmósfera de equipo: espacios comunes, objetivos comunes.
  7. Capacitación permanente: nuevos conocimientos y elasticidad mental.
  8. Diálogo efectivo con las autoridades de la escuela. Decir lo que se piensa para proponer cambios.
  9. Hacerse responsable de los propios actos. Aquellos que “echan la culpa” permanentemente a los otros son más propensos al estrés.

Si la situación ya nos ha superado, recomendamos buscar la ayuda de psicólogos profesionales. Así como verbalizar la situación con nuestros compañeros en busca de empatía y vías de comunicación para liberar parte de la carga que se soporta.

Y por último queremos enfatizar las siguientes ideas.

Se tiene la posibilidad de hacer un trabajo colegiado dentro de una organización escolar para promover una mejora en la calidad de las condiciones de trabajo de los maestros (y en consecuencia, de los alumnos mismos).

Un docente satisfecho será, sin lugar a dudas, uno más eficiente y constante en el trabajo de la organización. Su labor será más flexible y menos conflictiva, lo que repercutirá en otras cualidades muy apreciadas por los clientes de la educación: los valores personales y organizacionales del sistema al que se recurre en búsqueda del servicio educativo.

Entonces, un trabajo apremiante a propiciar desde la organización escolar misma es la gestión del estrés docente. Cuyas principales causas y consecuencias ocurren y repercuten la escuela misma, en sus diversas dimensiones como pueden ser la gestión administrativa, educativa y de relaciones humanas.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí