Alumnos, padres de familia y maestros se unen a las celebraciones de Hanal Pixán.

En Tekax, estudiantes de la secundaria federal Emiliano Zapata realizaron un paseo de ánimas por las principales calles de la ciudad, como parte de las festividades del Hanal Pixán.

Cerca de 300 estudiantes participaron en este desfile, que se inició a las 7:30 de la mañana y partió de la exestación del tren.

Llegaron al centro de la ciudad y se dirigieron a las instalaciones de su escuela, en la colonia Lázaro Cárdenas, donde se realizó una demostración de altares.

En la primaria Fabián Sansores también hubo un concurso de alteres, y los alumnos comenzaron a llegar al plantel con panes, dulces, velas y flores para la instalación de las mesas.

En Kinil, los alumnos de la telesecundaria Mariano Escobedo también se unieron a las celebraciones en honor a los Fieles Difuntos. El director de la escuela, Gabriel Escalante Santos, señaló que es importante perseverar nuestra costumbres y tradiciones. Los varones fueron vestidos de blanco y las mujeres lucieron hipiles.

COMUNIDAD ESTUDIANTIL CUMPLE CON TRADICIÓN

Invitado especial

Don Ramón, un anciano de la comisaría, acudió por invitación del maestro Wílder Téyer Gómez y explicó a los alumnos el significando del Hanal Pixán, así como las leyendas que se cuentan en estos días.

Fue una jornada de intensa actividad en esta ciudad al iniciar los festejos del Hanal Pixán. Desde temprana hora, los puestos de dulces y flores que tradicionalmente se instalan en la avenida de La Calzada, estuvieron muy concurridos.

Desde temprana hora la gente comenzó a llegar a este lugar para realizar sus compras. No faltaron los tradicionales “zapotitos”, dulces de yuca, pepita y coco.

Los mazapanes fueron los más solicitados. El precio de este último producto por unidad estaba de 5 a 12 pesos mientras que el plato de yuca, nance, y pan dulce se vendían en 10 pesos.

Las flores variaron sus precios, estuvieron entre 10 y 15 pesos por atado.

Explicación

En Tzucacab, alumnos de la primaria Emiliano Zapata realizaron por la mañana una exposición de altares, además el director del plantel, David Ayora Muñoz, hizo una remembranza del motivo de la celebración.

El mentor resaltó la importancia de que los niños se sientan orgullosos de sus raíces “y una de esas costumbres es la celebración del Hanal Pixán”, y explicó qué tipo de alimentos se ponen en las mesas y la diferencia de las ofrendas dedicadas a los niños y a los adultos.

Ayora Muñoz comentó que en estas fechas, en las comunidades del Estado, hay mucho respeto acerca de esta celebración y las familias la viven con emoción y entusiasmo porque creen que es cuando sus seres queridos regresan para visitarlos.

Debido a esta creencia, en estas fechas, los hombres del campo no salen de cacería porque se cree que en el monte pueden confundir a los muertos con los animales.

Pues ellos regresan de diferentes maneras a la Tierra.

Durante su explicación, el maestro hizo mención acerca de la costumbre que aún existe en esta comunidad, como ponerles un hilo negro a los bebés y niños en las muñecas, como una manera de protegerlos en estas fechas.

Don de canes

También dijo que los perros suelen ladrar mucho por las noches durante las fechas de la celebración del Día de Muertos.

Porque, según nuestros abuelos, los canes tienen el don de ver a las ánimas, por eso por las noches se darán cuenta que ladran más que en otros meses.

Señaló que los niños deben de continuar con esta tradición, del cual deben de estar orgullos.

“Nuestros usos y costumbres son de las mejores que hay en el mundo y debemos de sentirnos orgullosos de ser yucatecos, y no debemos sentir vergüenza de decir y expresar quiénes somos”.

Preservación

“El objetivo es que los estudiantes aprendan bien esta tradición y así preservarla”, señaló la docente.

Alumnos de Yucatán son ejemplo de paz.