¿Quién no recuerda a ese profesor que le recomendó una novela que marcó su vida?

¿O le explicó un cuadro inolvidable? ¿O que repetía consejos que ahora, todavía recordamos e incluso, seguimos?

Ya a principios del siglo XX, Giner de los Ríos, discípulo de Ortega y Gasset hizo un gran esfuerzo por impulsar la necesidad de dar al pueblo palabras y pensamientos libres. Con la entrada de la democracia, se estableció el derecho a  la libertad de expresión y también el derecho del acceso a la educación para todos.

En esos años en que el mundo pasó del gris al color, se consiguió un logro que se extendió durante toda la democracia: se incrementó notablemente el número de niños escolarizados y se duplicaron los universitarios.

Ahora nos surge un problema a pie de calle: madres y padres trabajadoras que deben conciliar su vida laboral con la familiar, tienen menos tiempo para ellos. Es una evidencia que los niños de hoy no son los de ayer.

Ese es, para muchos, el origen de la mala utilización de las nuevas tecnologías, el niño busca en su tiempo muerto, en su tablet, un dispositivo de mero entretenimiento.

EL DESAFÍO DE LA EDUCACIÓN HOY

En este punto si hacemos un poco de memoria, podemos recurrir a soluciones pasadas que son las del futuro: esas Vacaciones Santillana que nacieron en nuestros veranos convirtiéndose en un ejemplo del esfuerzo por educar sin olvidar el entretenimiento. Fue la solución ante el tedio, el recurso para hacer divertido el lenguaje, los números o el conocimiento.

Hoy hay muchos botones de muestra como los Increibles Mun, para los más pequeños, o LectoPlanet para iniciarse en la aventura literaria. Son ejemplos de presente y que ahora entienden que la herramienta tecnológica puede educar sin obviar al libro de toda la vida, ese que se toca y también, se pinta.

Dar una dirección pedagógica a lo tecnológico es el gran reto al que hay prestar atención. Necesitamos no relajarnos en la lucha, estar al tanto de las velocidades de nuestros días y cambios continuos de los nuevos tiempos. Esta fórmula editorial de Santillana, aprender y hacer de la educación diversión y tecnología, enseña y vertebra el idioma español y portugués, delineando la formación de más de 120 millones de personas.

La importancia de la actividad desarrolalda por Santillana, muchos no somos capaces de evaluarla adecuadamente, estamos ante un impacto social y cultural transgeneracional. Una empresa cuyos óptimos resultados financieros son claves para el Grupo PRISA, un holding mediático y cultural de fuerte presencia en toda la comunidad hispanohablante  y en Europa.

Y es ahora, esa fórmula y la combinación del libro y la tablet, con la que  pueden pasar sus vacaciones millones de niños. Incluso, el ejemplo español ha logrado entrar en el mundo anglosajón. El método ha llegado hasta Estados Unidos y Reino Unido.

Las herramientas existen aunque el escritorio del estudio necesita también de otras patas, de la implicación –en calidad más que en cantidad- de toda la comunidad educativa: profesorado y padres. Necesita de todos.

1 COMENTARIO

  1. Como siempre lo he dicho, para una buena balanza de comunicacion, entre adultos y jóvenes es la actualización de lo virtual a lo real, es decir la gente adulta tiene miedo a la comunicación virtual, mientras el joven no quiere vivir la vida real.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí