Maestros, ¿han enseñado a estudiar a sus alumnos?

Nuestra labor como profesores es enseñar a leer a los niños, a escribir, matemáticas, historia, étc. Pero, ¿les hemos explicado cómo afrontar toda esa información? ¿Cómo hacerla suya, cómo asimilarla e integrarla en su conocimiento para poder hacer una correcta exposición en un examen o utilizarla en su vida cotidiana?

Podemos decir que, por falta de conocimiento, cada estudiante hace lo que puede. Los menos, ya sea por intuición o una correcta orientación, consiguen encontrar una manera adecuada de estudiar: aquella que les permite conseguir sus metas. Sin embargo, la mayoría de ellos se sienten perdidos, desorientados, sin saber qué hacer.

Es por ello que a continuación, te damos una serie de consejos y requisitos que debes trabajar con tus alumnos para que adquieran unos hábitos y métodos de estudio adecuados.

1. Crea un espacio adecuado al estudio

Es esencial que tu alumno disponga de una mesa con espacio suficiente, donde tenga los materiales necesarios a mano y el entorno sea tranquilo. Debe contra también con una buena iluminación y una silla adecuada. Hay que evitar distracciones como la tele, los videojuegos o la radio.

2. Facilita su concentración

Evita distracciones a su alrededor, como el móvil, los videojuegos o la televisión. Intenta que distribuya su estudio en periodos de 45 o 50 minutos, durante los cuales debe evitar las interrupciones al máximo. Siempre que puedas, encuentra un estímulo o un gancho para motivarlo.

3. Enséñale a planificarse

En la Red hay muchas herramientas que puede utilizar para anotar sus deberes y trabajos y planificar sus propios horarios de estudio. Por ejemplo, Google Calendar‎. De los 7 a los 12 años es bueno que dedique a estudio entre una y dos horas al día entre semana; de los 13 a los 18 deberá aumentar su horario de estudio una hora al día. Deja que él mismo organice sus tareas.

4. Atención a los apuntes

Tomar apuntes exige una tarea de atención y síntesis que puede facilitar mucho a tus alumnos el estudio. Enséñale a anotar las ideas principales que se traten en clase, así como los datos concretos que requieran memorización. Recuérdale que le será más fácil si incluye títulos y apartados o si utiliza sus propias abreviaturas.

5. Ayúdale a realizar una lectura comprensiva

Por mucho que relea un tema, no le servirá de nada si no lo entiende. Para que la lectura sea efectiva, debe comprender lo que se explica. Esto facilitará su aprendizaje. Si no entiende algún término, puede consultar enciclopedias online como la Gran Enciclopedia planeta o diccionarios como el de la RAE. Acciones como subrayar o autoevaluarse con cuestionarios realizados por él mismo también pueden serle de mucha ayuda.

6. Enséñale a subrayar

El subrayado puede ser muy útil a la hora de sintetizar ideas. Sin embargo, muchos estudiantes no lo hacen bien. Deben destacar solo las ideas más importantes. Si en un texto está prácticamente todo subrayado, este no servirá de nada. En la página Aprender a estudiar hay varios ejercicios para practicar el subrayado.

7. Hagan mapas conceptuales

Son muy útiles a al hora de procesar la materia de estudio y ayudan a su comprensión y posterior memorización, En esta página del Ministerio de Educación te enseñan a realizar esquemas y con herramientas como Creately o Mindmeister pueden realizar mapas conceptuales online.

8. Anímale a realizar resúmenes

Es importante que sepa sintetizar y ordenar sus ideas, ya que esto le será muy útil a la hora de expresar lo aprendido en un examen. En el portal Educando te enseñan cómo hacer un buen resumen.

9. Ayúdale a ejercitar su memoria

En Internet hay muchas opciones y consejos para que tu alumno saque el mayor partido a su memoria.

10. Muéstrale cómo preparar un examen

Si pone en práctica los pasos dados hasta ahora, seguro que le será mucho más fácil. Durante la prueba es esencial que lea las preguntas con tranquilidad y conteste primero a las más fáciles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí