¿Sabes cómo reaccionar ante esta pregunta?

“Maestra, ya termine la actividad… ¿Ahora qué hago?”. En todos los grupos tenemos un alumno que es demasiado rápido para hacer las actividades en clase. Nosotros aunque quisiéramos no le podemos dejar actividades que valgan la pena, nos dedicamos a explicar y ayudar a los otros alumnos. No es falta de consideración, es falta de tiempo.

La solución de algunos compañeros ha sido poner a los niños a leer algo o jugar con algún material didáctico, sinceramente ¿Cuántos minutos te ha servido esa táctica?

Si no damos solución a esta pregunta, nuestros alumnos pueden empezar a distraer al resto de la clase y sería mucho peor.

¿Conoces la técnica “I’m done jar”?

Te explicaremos un poco. Esta técnica trata de meter en un bote varios palitos de madera con diferentes actividades para tus alumnos. Ellos toman uno y tienen que seguir las instrucciones. Puedes elaborar un material personalizado con actividades ajustadas a los contenidos vistos en clase.

Para organizar esta actividad:

Te recomendamos imprimir las actividades y enmicarlas. Así no gastaremos mucho papel. No olvides comprar plumones para pizarrón blanco.

Divide tus actividades por categorías: caligrafía, pasatiempos y operaciones. Cada una de estas tres categorías irá en una bandeja diferente. Recuerda poner carteles para que los niños sepan de qué bandeja tienen que tomar la ficha que les ha tocado. Para las actividades de dibujo, puedes utilizar pizarrones pequeños.

Puedes añadir y quitar tarjetas según las necesidades del grupo y los contenidos que se vayan viendo en clase. Algunas de las actividades pueden servir también de repaso de unidades pasadas.

Los niños deben tener a la mano todo el material necesario para que puedan seguir las instrucciones de la tarjeta de forma autónoma. Recuerda que el objetivo de esta actividad, aparte de reforzar los conocimientos de los niños, es la de ahorrarte tiempo para atender al resto de tu clase.

Otras ideas de actividades:

También puedes pedirles que hagan  una lista de verbos, sustantivos, adjetivos, etc. O escribir el abecedario al revés, para reformar ese conocimiento. Pueden completar las tablas de multiplicar, o dibujar su árbol genealógico, o un comic… Las ideas para este tipo de actividades, como ves, son infinitas. Te recomendamos que para elaborar tus propias tarjetas, las personalices en word a tu gusto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí