México es uno de los diez países del mundo con mayor diversidad lingüística.

A nivel global, se hablan más de 7.000 lenguas diferentes. Y Sólo en México coexisten 68 idiomas mientras que en Brasil son más de 200.

El español es la segunda lengua materna más hablada del mundo y el portugués la sexta. Pese a la riqueza lingüística, más del 40% de la población no recibe educación en su propia lengua. Esto incrementa el riesgo de desaparición de las mismas.

Conoce los pros y contras de las estancias infantiles.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social de México (Coneval), “la población de hablantes de lenguas originarias se encuentran en una situación de marginación. Ya que practicar el mismo y las tradiciones hacen que se vean desplazados por el sistema económico. Esto obliga a dejar ciertos elementos culturales y aprender una nueva forma de vida.

La práctica de un lenguaje originario puede llegar a ser estigmatizado en la sociedad, ya que las escuelas han sido “un conducto de castellanización”. Lo que ha producido que la enseñanza indígena sea “marginada”.

La propuesta de la OEI

La OEI está trabajando para que las escuelas ubicadas en pueblos cercanos a zonas fronterizas desarrollen un proyecto conjunto, bilingüe e intercultural, iniciar con experiencias piloto en el primer curso de la educación primaria, ya que en esta etapa la capacidad del estudiante para aprender idiomas es mayor y hay una mayor permeabilidad a conocer la cultura del otro. Este proyecto se pondrá en marcha este año, en los países fronterizos: España, Portugal, Brasil, Uruguay, Argentina, Paraguay, Bolivia, Colombia y Perú.

Este proyecto también incluye el intercambio de profesores de uno y otro país para practicar del bilingüismo y las vivencias que aporta la interculturalidad. Otro aspecto interesante en esta iniciativa es la relectura de las historias, geografías y culturas que unen esas personas en áreas tan cercanas.

Cada dos semanas desaparece una lengua

Según datos de UNESCO, cada dos semanas una lengua desaparece en el planeta. Llevándose consigo gran parte del patrimonio, conocimientos, tradiciones y expresiones asociadas a los pueblos que las poseían.

La pérdida de una lengua significa mucho, ya que desde esa herramienta se obtiene conocimiento, sabiduría, valores culturales y tradicionales. Por tanto, al desaparecer se iría una cultura, un pueblo, lo que es lamentable para la diversidad local.

Para salvaguardar las lenguas en peligro de extinción se debe reivindicar el derecho a la educación en la propia lengua. Diferentes organismos se han sumado a una acción que reivindica a través de las redes sociales la importancia de preservar todos estos idiomas por la riqueza que conllevan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí