Integrar estas herramientas al aprendizaje ayuda a mejorar la eficiencia y la productividad.

La tecnología se ha vuelto algo cotidiano con el uso de redes sociales en nuestros días y no es para menos en este proceso digital.

La educación juega un rol fundamental, no sólo porque permite a los estudiantes adquirir habilidades necesarias para sobrevivir en esta sociedad enfocada en el conocimiento tecnológico, sino que contribuye en su propia experiencia de aprendizaje.

Gracias a ello los estudiantes se animan a expresarse y relacionarse con otros compañeros, ya sea de cursos presenciales o virtuales.

Esto te interesa: Trastornos y dificultades para el aprendizaje.

Además de reducir el tiempo en que realizan sus actividades, teniendo material de apoyo o contenidos adicionales y entregando trabajos de mayor calidad adaptando los medios no impresos.

Todo ello ha cambiado los métodos tradicionales de enseñanza y permite motivarlos por medio de un programa de competencias.

 

La Unesco ha preparado un programa marco en tecnologías de la información, con el nivel que los profesores necesitan para integrar las TIC a sus prácticas profesionales.

LA EDUCACIÓN Y TECNOLOGÍA PARA UN MEJOR APRENDIZAJE

En España, compañías como BQ, también han apostado por la integración de la tecnología en las escuelas dando énfasis a la robótica e impresión 3D que serán parte fundamental en los próximos 50 años.

Los alumnos con sobredotación, síndrome de Down, asperger o autismo también son algunos de los colectivos más beneficiados, permitiendo atender mejor sus necesidades particulares y hacer un seguimiento más profundo y continuo de su progreso.

Existen también diferentes organismos preocupados por el planeta y el desarrollo sostenible, uno de ellos es ONU, el cual adoptó un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Llamado la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el cual consta de 17 objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental. Éste se desenvolverá en los siguientes 15 años contando con la interacción entre sociedades y países para ayudar en las necesidades de los más pobres y vulnerables.

México no sólo presentó propuestas puntuales para incorporar los principios de igualdad, inclusión social y económica, e impulsó que la universalidad, sustentabilidad y los derechos humanos fuesen los ejes rectores de la Agenda 2030.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí