¿Quieres descubrir las características del aprendizaje cooperativo? ¡Sigue leyendo!

Actualmente, en las escuelas se utilizan estrategias cooperativas para promover el trabajo en equipo y reducir la competitividad. Sin embargo, en la mayoría de casos los alumnos y alumnas distribuyen las tareas y las realizan individualmente, tanto fuera del ámbito escolar como dentro. Para posteriormente juntar todas las partes y entregar el proyecto o trabajo en cuestión. ¿Esto es trabajo cooperativo? ¡En absoluto!

La palabra cooperar proviene del latín y significa “obrar conjuntamente para un mismo fin”. Así pues, teniendo en cuenta su origen etimológico, podemos afirmar que el trabajo cooperativo es un proceso de aprendizaje que parte de la organización de la clase en pequeños grupos mixtos y heterogéneos donde los alumnos trabajan conjuntamente de forma coordinada entre sí para resolver tareas académicas y profundizar en su propio aprendizaje.

Teniendo en cuenta la aportación muchas teorías, podemos afirmar que las características del aprendizaje cooperativo son las siguientes:

1. Rol del maestro

Este consiste en propiciar espacios de cooperación, estructurando los grupos, el trabajo, repartiendo los roles y las tareas que deben realizarse para conseguir un objetivo común. Una vez los alumnos están distribuidos y con sus respectivos roles y tareas, el docente debe adoptar el rol de guía, proporcionando ayuda y apoyo a los alumnos y alumnas cuando sea necesario.

2. Grupos

Los grupos, normalmente, son heterogéneos. Es decir, el docente escoge los grupos en función del nivel de rendimiento, de la capacidad de las personas, etnias, géneros, necesidades educativas especiales. Esto para que se complementen y ayuden unos a otros.

3. Interdependencia positiva

Es una de los elementos principales del aprendizaje cooperativo, ya que los alumnos y alumnas deben ser conscientes de que para obtener el éxito individual, primero se debe obtener el grupal, contando con el resto de los miembros del grupo.

4. Responsabilidad individual

Cuando se realizan trabajos en equipo es necesario adoptar medidas de implicación que aseguren el trabajo de todo el equipo. De esta forma, se podrá evitar que hayan estudiantes pasivos que se aprovechen del trabajo de los demás compañeros (parasitismo social o efecto polizón). La adopción de distintos roles o la forma de evaluar puede influir en la responsabilidad individual.

5. Igualdad de oportunidades

Se debe promover la igualdad de oportunidades entre los miembros del equipo, independientemente del nivel académico. Para que todos puedan aportar y opinar y de esta manera conseguir un trabajo más completo y con mejores resultados.

6. Interacción cara a cara

La interacción cara a cara es imprescindible para pasar del trabajo de equipo al trabajo en equipo y de esta manera fomentar el intercambio de ideas y opiniones, potenciar la toma de decisiones, la resolución de conflictos, etc.

7. Habilidades y destrezas

Las habilidades sociales y las destrezas individuales no se aprenden si no se enseñan. Con lo cual es necesario que se pongan en práctica dichas habilidades para enseñar a trabajar cooperativamente.

8. Evaluación

La evaluación es un elemento importante en cualquier proceso de aprendizaje. Para garantizar la eficacia del aprendizaje cooperativo es esencial una evaluación para que los alumnos y alumnas regulen su desempeño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí