Los maestros rurales han llevado los conocimientos a los pueblos más alejados de todo el  país.

Actualmente que hasta el pueblo más recóndito de la República Mexicana cuente con un maestro o maestra que dé clases es una escena de esperanza. Para llegar a este punto el país tuvo que atravesar por al menos 107 años de políticas educativas.

¿Cómo contar todo este proceso?

En 1911 Francisco León de la Barra, sucesor de Porfirio Díaz, estableció que se construyeran escuelas en las zonas más alejadas del país. En 1925, durante la administración de Plutarco Elías Calles, se ordenó la construcción de mil escuelas rurales cada año. Se ordenó crear la primera Escuela Nacional de Maestros.

Los maestros rurales han estado siempre

Algunos historiadores difieren al decir cuál de esos dos momentos históricos fue el que realmente marcó el inicio de la educación rural y masiva en México. En ambos casos, los maestros siempre estuvieron al frente, siempre estuvieron con sus alumnos y en las comunidades.

El gobierno de Francisco León de la Barra como en el de Plutarco Elías Calles, los maestros se enrolaron en la misión de enseñar castellano, lectura, escritura y operaciones fundamentales de aritmética.

MAESTROS RURALES, MOTOR DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO

Ellos creaban sus propias técnicas de enseñanza

Elaboraban sus propios materiales didácticos e incluso construyeron ellos mismos bancas y escritorios para que los infantes pudieran recibir instrucción.

Llegaban a comunidades en las que los niños no ponían atención por la desnutrición y las altas cantidades de piojos que tenían en la cabeza.

Los maestros también se convirtieron en integradores sociales, pues el solo hecho de llegar a las zonas más remotas del país hacía que los alumnos y población tuvieran contacto con gente de posiciones sociales diferentes y orígenes diversos.

Plutarco Elías Calles superó a Álvaro Obregón en educación

“Cada año construiré mil escuelas rurales”, con esta promesa el presidente Plutarco Elías Calles inició su gobierno en 1924.

La apoteósica encomienda que él mismo se había impuesto resultaba para la época algo inconcebible. No se tenía claro que la educación sería la respuesta para hacer que México avanzara. La sensibilidad de Calles sobre la educación y sobre la docencia provenían de su pasado como profesor rural.

Al concluir su administración en 1928 no se cumplió la promesa de construir mil escuelas rurales por año. Pero sí se obtuvieron resultados superiores en materia educativa a los de la administración de Álvaro Obregón.

Sobre todo la preparación de los maestros y la conciencia de éste sector sobre su papel en el desarrollo de la comunidades en las que enseñaban.

En 1925 la Escuela Normal para Profesores de Educación Primaria fue convertida en la Escuela Nacional de Maestros (ENM). Tuvo la encomienda de formar maestros en educación primaria que enseñaran a sus alumnos en oficios y pequeñas industrias.

Es así como los maestros empezaron a ser reconocidos como impulsores del desarrollo del país.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí