Los buenos maestros siempre huella en la memoria de sus alumnos.

Continuamente están en nuestro corazón,  pero estos maestros marcaron  la historia de México. Formar y orientar a generaciones de jóvenes es una ardua tarea muy satisfactoria ya que moldeamos de mentes y corazones para volvernos maestros trascendentes. 

1José Vasconcelos 

Último

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí