En el marco del sistema educativo mexicano, no solo es importante tener en cuenta las capacidades de los alumnos, sino también la de los docentes que son los que les enseñan y les imparten las clases.

Por ello es que el programa Binacional de Educación Migrante firmado entre México y Estados Unidos se ha puesto en marcha y lo ha hecho con una convocatoria en la que se ofrece a maestros del territorio azteca marcharse de intercambio al país vecino durante 2020. Una buena actividad que fomenta el intercambio cultural entre los dos países y que refuerza su unión, a pesar de las tensiones políticas existentes.

Desde que Donald Trump llegó al poder en la Casa Blanca, la relación con México ha cambiado. Los discursos ofensivos y las políticas antimigratorias que se han extendido por sus 50 estados parecían augurar un futuro muy negro para que ambos países se convirtieran en socios. Sin embargo, la realidad ha superado a la ficción en muchas capas de la sociedad. En la económica, por ejemplo, las mercancías mexicanas han ganado peso en Estados Unidos hasta el punto de superar a las de China. Mientras que a nivel educativo se han llegado a acuerdos, como este programa que hace caer en una especie de contradicción al primer ministro.

México siempre ha tenido una gran representación en las escuelas y universidades estadounidenses con alumnos llegados desde sus fronteras. De hecho, la migración de estudiantes hacia el norte siempre ha sido un factor fundamental para la relación entre los dos contendientes, que últimamente están dando pasos adelante para intercambiar más jóvenes y ahora también profesores. Aunque el objetivo del programa es fortalecer las raíces mexicanas, también es fundamental la concienciación para que los chicos y chicas aprendan inglés, puesto que es clave para que tengan oportunidades en Estados Unidos. Los niveles del idioma anglosajón en México no son demasiado buenos, según el último informe EPI de English Live, y eso por eso que se aprovechan iniciativas como esta para incidir en la mejora del idioma extranjero.

Una iniciativa que estará vigente durante el mes de enero de este nuevo año, aunque las fechas exactas dependerán de cada gobierno regional. Tanto durante el próximo verano como en el ciclo escolar se establecerán estancias de entre tres y ocho semanas para docentes aztecas, mientras que por el contrario serán instructores de EU los que sean enviados a escuelas mexicanas durante una o dos semanas. Todo dependerá de los centros que hayan tomado la decisión de participar y apoyar esta idea, que serán los implicados. A partir de que empiecen a llegar los resultados, se podrá evaluar ampliar las plazas para años posteriores.

Entre las acciones que se les van a pedir a los docentes está el fortalecer y contribuir a que se expandan la cultura, la historia y los valores nacionales, y también la promoción de las tradiciones. También tendrán que ayudar a los servicios educativos estadounidenses que se están haciendo cargo de los alumnos mexicanos y apoyar a sus responsables en todo lo que les pidan. Todo ello siempre que se cuenten con tres años de experiencia como mínimo dirigiendo a un grupo y preparando todo el material necesario para el normal desarrollo del curso escolar. Uno de los requisitos importantes.

LOS MAESTROS TAMBIÉN PUEDEN IR DE INTERCAMBIO A ESTADOS UNIDOS

También se debe destacar que es necesario contar con la nacionalidad mexicana, tener el pasaporte vigente y que no existan antecedentes penales tanto en Estados Unidos como en México. Y por supuesto se exige que se tenga un titulo licenciado como educador tanto en Primaria, Secundaria o alguna de las otras áreas existentes y que se concretan en la convocatoria para este programa. También se acepta tener una licenciatura en pedagogía que sea de un colegio superior.

Y en los conocimientos en idiomas también se va a exigir en este plan nacional, puesto que como mínimo los interesados en participar deben poseer un certificado de un B1 en el idioma inglés. En caso de no contar con él, pero sí tenerlo en una lengua indígena, se dará por bueno siempre que su manejo vaya a ser en dicho dialecto. Unas bases bastante parecidas a las del año pasado. En definitiva, una buena oportunidad puesto que todos los gastos de la estancia serán pagados.

De hecho, el Gobierno de México se hace cargo de los gastos de transporte, mientras que la administración americana soportará los seguros médicos, el alojamiento, las dietas y el dinero extra que se entregue a cada maestro a la semana. De esa manera, los aceptados tras la finalización de la convocatoria y la adjudicación de plazas tendrán que preocuparse en exclusiva de despertar en los niños mexicanos un sentimiento nacional que ayude a su autoestima y a su identidad.

Los gobiernos federales y estatales de cada territorio han trabajado conjuntamente para promover este plan. Con el que también se pone de manifiesto que los profesores necesitan mejorar en sus bases y que en el sistema educativo azteca no está todo hecho, ni mucho menos. Las reformas que se esperan son amplias y profundas y arrancan por acciones como esta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí