Verás lo que un simple lectómetro puede generar en tu salón de clases.

En la era de los celulares y las tablets, cada vez nos es más difícil inculcar el hábito de la lectura a nuestros alumnos. Youtube está ganando la partida a El Principito, Alicia y Pinocho. Pero desde nuestro salón podemos seguir trabajando para iniciarles en el maravilloso mundo de los libros.

Pero, ¿cómo motivar a leer a nuestros alumnos? Hace no mucho, cayó en mis manos un lectómetro. Viendo como mis alumnos apenas leían, decidí ponerlo en marcha en mi clase. La actividad es bien sencilla, con muy poco podemos ponerla a funcionar. Y, la verdad, los niños reaccionaron bien a ella. Cada vez más de ellos se animan a leer y a compartir sus llibros con sus compañeros.

Cómo hacer un lectómetro

Solo tenemos que imprimir la imagen de la estantería (puedes descargarla aquí) en el tamaño que consideremos apropiado. Y después, tenemos que imprimir y recortar varias copias de los lomos de los libros (también puedes descargarlos aquí). Recuerda imprimirlos al mismo tamaño de la estantería para que quede proporcionado. Coloca después la estantería en un lugar visible del salón, con los diferentes lomos de los libros recortados en un lugar de fácil acceso para nuestros alumnos.

Luego, siempre que un alumno lee un libro, solo tiene que colorear un lomo, escribir el título del libro, su nombre y lo pega en la estantería. Los niños comienzan a fijarse en los libros que se van añadiendo. Y es realmente lindo ver cómo se acercan a algún compañero para preguntarle por el libro que ha leído. ¡Y hasta pedírselo prestado!

Si tienes espacio en el salón, puedes completar la actividad generando una pequeña biblioteca con los libros que cada uno va aportando.

Si quieres aventura… ¡lánzate a la lectura!

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí